Tips para los viajes románticos en pareja

 
Tips para los viajes románticos en pareja
Llega un momento en la vida de una pareja en que deciden comenzar a hacer viajes juntos. Esta siempre puede ser una experiencia magnífica que sirva para estrechar más los lazos. Pero también puede tener consecuencias desastrosas si no se planea con la suficiente delicadeza. Si estás pensando en emprender uno de estos viajes (http://revista.pricetravel.com.mx/viajes/) te damos las siguientes ideas para evitar disgustos innecesarios en la jornada.

Hay una cosa que estresa a todas las personas, incluso si no van en pareja, y es la calendarización. Las actividades que se quieren realizar, por lo general, se asignan por días, según lo que hayan decidido. Pero si uno no quiere dejar espacio sin planear, y anota hasta en qué momento van a respirar, probablemente no salga como esperaba, causando su estrés y el de su pareja. Además, siempre existirán cosas que sean repentinas, y que les gusten más, por las que se quieran tomar un tiempo adicional.

Seamos claros. Si van a viajar juntos, lo más seguro es que quieran estar solos y en privado. Por eso, los hostales, con sus dormitorios y baños compartidos, quizá no sean la mejor opción que tienen en mente, aunque el presupuesto sea lo q les guía a ellos. Sin embargo, verifiquen los precios de hoteles antes de reservar en hostal.

Ahora bien, es también parte del viaje conocer gente diferente. Alternar entre hoteles y hostales es una buena idea si el viaje va a durar un periodo amplio de tiempo, ya que así harán nuevas amistades y tendrán forma de refrescar sus ideas, platicando con otras personas. Incluso, hasta el bolsillo se los tendrá que agradecer, si lo hacen un par de días. Las parejas que tengan un exclusivo propósito romántico quizá no acepten los hostales, pero si no es así, no considero una mala idea compartir con personas que terminarán refrescando sus días en el recorrido.

En tercer punto, en los viajes, usualmente una persona toma el rol de controlar el dinero. Pero muchas veces no se dan cuenta que se pueden pasar de controladores, molestando a sus acompañantes de viaje. Es mejor controlarse un poco con el control del dinero.

Si alguien se apodera de todo el capital que existe para el viaje, seguramente las cosas terminen más. En primer lugar porque está mostrando que no considera al otro capaz de administrarse correctamente, siendo que los dos aportaron al viaje. En segundo lugar, si esa persona se descuidara y perdiera el dinero, no tendrían qué hacer para obtener más, y sería una fuente inagotable de estrés y problemas. Aunque tampoco se trata de irse al lado contrario de la balanza. Rebuscar cada centavo antes de gastarlo no es bueno, pero derrochar todo tampoco. Lleguen a un acuerdo sobre el aspecto financiero.

El espacio es un concepto muy importante cuando se viaja con un novio o novia. Por ejemplo, si en su lugar de origen no están acostumbrados más que a pasar juntos 3 horas, el viaje les parecerá eterno después de unos días. Sin embargo, si cada uno toma unos minutos para hacer algo de su preferencia, ya sea leer, dormir, ver la televisión, o lo que sea, será mejor la convivencia.

Los humanos estamos acostumbrados a tener momentos para pensar, lejos de todas las distracciones. Por eso, que no te preocupe demasiado querer tomar unos segundos lejos de tu pareja, ya que, probablemente, también lo necesita.

Lo malo es que, cuando algunas parejas viajan, no quieren pasar ningún instante separados. Es entendible que, cuando comienza la relación, no puedan separarse de la otra persona. Pero si se trata de personas que ya llevan más tiempo juntas, la soledad, bien medida, puede ser el mejor de los aliados.

El aspecto del romanticismo se suele dar por hecho en las parejas que ya llevan cierto tiempo juntas. Sin embargo, cuando salgan a alguna ciudad especialmente romántica, no pueden dejar de hacer algo que tenga este toque. Incluso, si no están en Venecia o París, aprovechen cualquier momento para un detalle así.

Y para terminar, no dejen de cuidarse entre sí en el viaje. Puede que las discusiones salgan, pero eso no debe significar el descuido de la otra persona. Y esto incluye desde las cosas más básicas, como dejarlo dormir 5 minutos más si pasó una noche mala y lo necesita, o ayudarlo a descansar si le duele el tobillo. El viaje se hizo en pareja por un motivo, y por lo mismo, debe terminar de igual forma.

Y antes de cerrar la categoría de cuidados, debo mencionar que no debemos subestimar el poder de un estómago lleno. Las peleas disminuirán drásticamente si discuten algo mientras comen, o una vez que ya hayan comido. SI bien dicen que el amor entra por el estómago, la paciencia también. Para algo servirá llevar un paquete de galletas o barritas que se puedan comer.

Los viajes en pareja son la mejor manera de que una relación comience a ir un paso más adelante. Las cosas podrán complicarse o podrán ir de maravilla, pero la cuestión es que aprendan a convivir y a enfrentar los pequeños contratiempos que puedan tener.