¿Qué debo saber sobre aire acondicionado?

El aire acondicionado es un elemento de nuestro día a día, pero nunca nos hemos puesto a pensar mucho más acerca de él. Detrás de este instrumento de enfriamiento se encuentran siglos de ingenio y pruebas para lograr controlar el ambiente y la temperatura de las habitaciones en que nos encontremos. Cada una de las formas de enfriar el ambiente utilizada en la antigüedad ha dado resultado a un avance tecnológico casi ignorado por la costumbre. La forma en que nos desenvolvemos en nuestro entorno aclimatado es totalmente natural gracias a los esfuerzos realizados en conjunto. Para enterarte un poco más de cómo el aire acondicionado ha formado parte importante de la vida de las personas, sigue leyendo.

Uno de los casos más emblemáticos y extraordinarios dentro de la evolución del aire acondicionado, es el que se llevó a cabo en Egipto. En los tiempos remotos de esta civilización, los faraones y personas con gran poder en la región poseían muchos esclavos. Parte de ellos estaban asignados en la tarea de mantener refrigerada la temperatura de la casa de su señor. Para este propósito, se encargaban de mover rocas de varias toneladas de peso. Estas piedras tenían la facilidad de mantener un ambiente frío dentro de la casa ya que, cuando la temperatura exterior era de 50°C, en el interior apenas alcanzaba los 27°C. Sin embargo, incluía un enorme sacrificio. Como mencionamos, las piedras eran gigantes, y los esclavos debían arrastrarlas en la noche al desierto, pero en las mañanas, antes del amanecer, debían volver a su posición original en la casa del señor. Este es uno de los pasajes más interesantes dentro de la historia del aire acondicionado. No cabe duda de que, de haber seguido así, se habría abandonado el intento de refrigeración de las casas. Afortunadamente, en un proceso de aciertos y errores, se lograron averiguar nuevos métodos que simplificaron la tarea y la democratizaron para el resto de las personas.

No obstante, hoy en día el aire acondicionado ya forma parte de la rutina de casi todas las personas. Independientemente de la temperatura exterior, la mayoría de los recintos y habitaciones están adaptados para funcionar con aire acondicionado. En el vehículo, el hogar, las oficinas o cualquier otro sitio, es factible encontrar con poca dificultad el aire acondicionado. Su uso se ha expandido tanto que ha llegado a las regiones apartadas, incluso en países que comienzan su desarrollo. Y en las ciudades más grandes, hay personas que no se percatan de la verdadera temperatura, debido a que pasan todo el día en un sitio aclimatado.

Debido a la accesibilidad de precios de los sistemas de refrigeración en la actualidad, fue posible su distribución. El rápido desarrollo tecnológico aumentó las opciones ofrecidas a los usuarios en cuestión de refrigeración, por lo que se pueden adaptar fácilmente a las casas, sin que afecten el espacio o la economía de sus habitantes. De este modo, el aire acondicionado se ha distribuido hasta en países que comienzan su desarrollo tecnológico, facilitando su acceso a personas con menos recursos. Sin embargo, todavía queda mucho al respecto para mejorar en cuestión de desechos.

No obstante, ya se ha comenzado a buscar una solución para estos problemas. El desarrollo de sistemas de aclimatación que funcionan con energía fotovoltaica ha permitido un avance más ecológico en este ámbito. Además, la reducción de tamaños, gasto de energía y ruido han facilitado su evolución hacia los hogares, creando un futuro prometedor para el enfriamiento artificial en el futuro.