Pompeya: La ciudad destruída por el Vesubio

La ciudad destruida por el Monte Vesubio en el año 79 A.C se encuentra muy cerca de Nápoles y es mucho más impresionante de lo que cualquiera pueda imaginar.

Al visitar Pompeya puedes descubrir cómo vivían los romanos en esta ciudad, que era una de las más importantes. Allí podrás ver:

  • Casas enormes con pisos de mármol y frescos en cada pared al interior.
  • Tinas de mármol al centro de la habitación principal  lujos que pocos tenían.
  • Casas pequeñas que son en donde habitaban las personas de un rango normal, sencillas pero hermosas.

Toda la ciudad está destruida, pero no al punto en que no puedan apreciarse los detalles en las casas o la explanada central con sus estatuas y algunos adornos que ellos ponían. Aún hay mármol en el suelo y en las columnas que sostenían todo lo importante, las estatuas están completas y las calles perfectamente trazadas y todo lleva de un lugar a otro. La ciudad está perfectamente diseñada para poder recorrerla a pie y sin perderse ya que todo está perfectamente marcado y todas las calles se unen en la plaza central.

 

La idea de la ciudad era tener una salida rápida y directa hacia el mar para poder escapar en caso de una invasión o cualquier problema que se les presentara, lo que sucedió y la razón por a que no pudieron escapar fue que el Vesubio no avisó, simplemente comenzó a lanzar rocas enormes en llamas que destruyeron las casas. Al día siguiente de esto, la gente estaba e la calle y no sabía que hacer pero al tercer día llegó una nube de fuego que quemó a todas las personas en un instante y por eso es que existen cuerpos en el museo de personas que fueron hechas roca en un segundo a causa de esta nube de fuego.