La mejor forma de visitar Pueblos Mágicos en Monterrey: los hoteles

Hace poco tuve la oportunidad de quedarme en uno de los hoteles en Monterrey que mejor me han tratado. Sin embargo, mi intención no era quedarme en la ciudad, sino recorrer algunos de los alrededores, que me habían contado que eran magníficos. Por lo mismo, renté un auto y me lancé a la aventura. Te cuento un poco sobre los dos que más me gustaron.

Villa de Santiago

Santiago, como se conoce mejor a este lugar, es uno de los pueblos de los alrededores de Monterrey que más ofrecen para sus visitantes. Algunos suelen ir a este lugar en busca de un buen sitio para descansar y olvidarse de las preocupaciones. Otros llegan buscando una dosis adicional de adrenalina que no es fácil encontrar en cualquier otro lugar de los cercanos.

Cosas que hacer no faltan en Santiago. Es fácil ver familias enteras que se van en diferentes autos para recorrer la ciudad juntos. Igualmente, los amigos se reúnen para explorar y aventurarse entre la naturaleza ahí presente. Sea cual sea el propósito de la visita, llegar a Santiago implica también conocer su cultura y la belleza arquitectónica que le da forma a la ciudad. Sin embargo, aquí te damos unos tips para recorrer esta zona como un buen viajero.

Cola de Caballo es uno de los lugares más visitados en toda la zona noreste del país. Su belleza natural ha cautivado a un sinnúmero de espectadores que llegan todos los años a apreciar la fuerza con que se desplaza el agua, para dejarse caer a más de 20 metros de altitud. El espectáculo se aprecia tanto por los visitantes que se han establecido áreas verdes específicas para sentarse a ver este lugar impresionante para los que no lo conocen, y para los que sí, también.

Presa de la Boca: uno de los lugares en los que las personas disfrutan ir a tomar el aire, y luego subirse a uno de los catamaranes a pasear, es la presa de la boca. Sus inicios estaban orientados a la repartición de agua en Monterrey, pero su belleza le fue ganando más turismo, y las personas llegaron a ver sus aguas y atardeceres en esa increíble zona.

Plaza Ocampo: la plaza Ocampo es uno de esos lugares que las personas visitan por rutina, pero con gusto. Al menos, dentro del pueblo. Para los visitantes, el espectáculo de la plaza es sólo una forma de descubrir un poco más del paso tranquilo de las manecillas del reloj en Santiago. Y claro, no se puede uno perder los edificios del centro, como la Parroquia de Santiago Apóstol, o el antiguo Palacio Municipal.

Los Cavazos: la visita en Santiago no puede terminar sin antes pasar por los Cavazos, que es un tipo de centro comercial donde las personas pueden localizar un poco de todo: dulces regionales, pan de elote, muebles rústicos, y todo lo que necesites para llevarte de regreso.

En Villa de Santiago te tienes que dar un gusto más: comer. La comida es sumamente deliciosa y mucha de ella tiene base de carne de cerdo. Así pues, unos frijoles envenenados, o un asado de puerco, son las formas más fáciles de calmar tu hambre furiosa.

La mejor forma de visitar Pueblos Mágicos en Monterrey: los hoteles

Cuatro Ciénegas

Una de las ventajas de hospedarse en Monterrey es que tienes varios lugares relativamente cerca. Uno de ellos es Cuatro Ciénegas, que a pesar de ser uno de los pueblos Mágicos de Coahuila, un estado vecino, queda a poca distancia de la Sultana del Norte. Por ello, te recomendamos que descubras cuáles son los lugares que debes conocer en este pueblo de manantiales cristalinos y ríos de agua abundante.

Poza Azul: en Yucatán, los cenotes son una de las maravillas que más atraen a las personas, debido a su belleza natural en las aguas. Pero no es el único sitio que posee esas tonalidades turquesas. Uno de los otros que la pueden presumir es Poza Azul, dentro de Cuatro Ciénegas. Aquí no se permite nadar, pero en otras pozas cercanas puedes ingresar y juguetear con los pequeños peces que se acercan a ti en el agua.

Plaza Principal: Cuatro Ciénegas tiene una bonita plaza en la que las personas llegan a sentarse debajo de los grandes árboles que han crecido en ella. Cualquier turista se fijaría inmediatamente en la parroquia de estilo neoclásico, o en el precioso kiosco de la plaza, pero muchos optan por observar a la población disfrutando de su tranquilidad.

Bodegas Vinícolas: y si alguno de los amantes del vino no estaba seguro si visitar o no esta increíble región, le damos a conocer que existen un gran número de casas productoras con bodegas propias, que están dispuestas a mostrar su orgullo y dar una prueba de sus mejores vinos.

Museo Casa Carranza: la casa donde nació y creció Carranza en nuestros días es un museo de historia, que guarda una de las mejores recopilaciones de imágenes de este personaje y otros más que compartieron su época. El lugar sigue siendo visitado por muchas personas, quienes aprovechan y se dan un buen taco con las delicias que se encuentran en Cuatro Ciénegas.