Aspectos que deben evitar los que trabajen en restaurantes y bares

 
Aspectos que deben evitar los que trabajen en restaurantes y bares
Es normal que, al salir de viaje, tengamos ganas de conocer algunos restaurantes y bares que sean buenos. Siempre suelo verificar cuáles son los mejores de mi destino en PriceTravel, pero la última vez lo olvidé, así que decidí lanzarme a la aventura. Ahora, me arrepiento de haberlo hecho, pues aunque la comida estaba muy rica, pasé un mal rato porque me tocó un mesero que tenía muy poca idea de cómo atender correctamente a las personas. Pensando en ese tipo de personal, se me ocurrió hacer esta pequeña guía.

  1. Puede que no parezca demasiado importante, pero una bienvenida cálida puede ser una gran diferencia en la actitud del cliente cuando llega al restaurante. Sin embargo, alguien que nos sonríe y nota nuestra presencia desde el inicio, es un buen indicador de cómo será la forma en que nos van a tratar.
  2. Una cosa que detesto con toda mi alma es que los meseros tengan la idea de que nadie puede ir a comer solo a un restaurante. En el momento en que ven a alguien sentado consigo mismo tienen que preguntar si hace falta alguien en la mesa. Quizá haya una razón, pero no dejan de hacer sentir mal a los clientes.
  3. Hay una cosa que nunca he logrado comprender: ¿por qué, si hay una reservación para cinco personas, y sólo han llegado cuatro, no los dejan pasar? ¿Cuál es la necesidad de esperar al quinto integrante para que puedan pasar?¨Sin duda, éste es uno de los misterios del mundo que quedarán sin respuesta.
  4. Otro aspecto importante a tener en cuenta es que, si tienes que arreglar la mesa y te has dado cuenta de que puede ser un poco tardado, será una gran muestra de cortesía dar algún tentempié a tus invitados, para que la espera no sea tan tortuosa si ya tienen mucha sed o hambre.
  5. Ahora bien, algo que me ha tocado hasta en los restaurantes más elegantes, es que las mesas no estén bien niveladas. Uno se pregunta: “¿cómo puede suceder esto en un lugar así?”, pero sucede. Y aunque no es su culpa, una recomendación es que la arreglen antes de que los invitados se quejen de ello.
  6. Hay restaurantes que han enseñado a sus meseros a presentarse antes de ofrecer el menú y todo ello. Yo no estoy en contra de ello, lo que me puede llegar a molestar es que algunos se pasan de graciosos, y en lugar de hacer su trabajo de forma profesional, no dejan de coquetear con las personas o de hacer bromas sin gracia.
  7. Por otro lado, mis observaciones me han dejado notar que las personas detestan que un mesero llegue a presentar el menú en medio de una conversación. Y, aparentemente, es un error bastante común, pues lo veo a cada rato. Siempre es mejor esperar a que la ocasión sea ideal, aunque a veces pueda tardar. Sin embargo, no es bueno interrumpir.
  8. Por otro lado, quisiera hacer una firme recomendación sobre la forma en que los meseros recitan el menú. ¡No lo hagan como si tuvieran que hacerlo en 3 segundos y sin respirar! Es realmente desesperante querer entender lo que están diciendo, pero no tener oportunidad por la velocidad con que lo dicen.
  9. Otra recomendación que quisiera hacer es sobre los consejos que dan. Cuando una persona pide la opinión del mesero, es válido que la dé. Pero, de otra forma, parece que el mesero quiere hacer que los comensales elijan algo, en lugar de sugerirlo con objetividad. Hay que tener cuidado con eso.
  10. No hay nada peor que el personal que no te deja tomar la decisión con calma. Se supone que vas a elegir lo que tú prefieras, sin importar el tiempo que te tome. No obstante, hay algunas personas que se ponen a presionar a los clientes, diciendo frases para apurarlos o tipo ultimátum.
  11. Existe algo que termina de colmar mi paciencia: los meseros que agarran los vasos por la parte superior. No es sólo que dejen sus dedos marcados sobre el cristal, sino que nunca puedes estar seguro del lugar donde estuvieron previamente. Se me hace algo completamente falto de educación y grosero que lo realicen. Eso sería uno de los consejos que más les recomiendo tomar con seriedad.
  12. Y cuando vayas a preguntar a la mesa cómo se encuentra todo o si les gustó la comida, no lo hagas de forma automática. Toma unos segundos para que realmente puedas escuchar la opinión de las personas, e intenta solucionar lo que sea que te digan que no estuvo bien, claro, siempre que esté al alcance de tus posibilidades.
  13. Y para terminar, sé educado. Si te preguntan algo, responde cortésmente. Si no sabes lo que es, investiga un poco para poder dar una respuesta oportuna. No hay nada más desagradable que un mesero que no tiene intención de cooperar, por lo que te sugiero hacerlo.